A César Adolfo Alva Lescano por el centenario de su nacimiento

 

Miembros fundadores del Instituto de Estudios Vallejianos de la Universidad Nacional de Trujillo. Desde la izquierda, Adolfo Alva es el cuarto y Marco Antonio Corcuera, el sexto.

Somos testigos de una celebración excepcional: el centenario de nacimiento de un verdadero patriarca. Adolfo Alva Lescano (nacido en Cascas el 12 de octubre de 1928) llega a esta edad, con una lucidez de pensamiento que nos asombra; sigue impartiendo consejos, invocando la práctica de virtudes con su ejemplo y, sobre todo, preocupándose de la marcha del Instituto de Estudios Vallejianos de la Universidad Nacional de Trujillo, a la que le ha dedicado su mayor esfuerzo, conjuntamente con intelectuales que se afincaron en esta tierra trujillana.

Adolfo Alva formó parte de la Generación del 40, compartiendo el tiempo con los sobrevivientes del Grupo Bohemia de Trujillo o del Grupo Norte; generación clave para entender la actividad cultural y política del siglo XX, de la cual Adolfo Alva es una leyenda viva.

Con Marco Antonio Corcuera Díaz, les unió el ser coetáneos, paisanos, y parientes.

Así, extraemos un párrafo de un poema en el que el poeta se  refiere de manera por demás familiar a Adolfo Alva.

Adolfo Alva es el primero de la segunda fila, mientras que Marco Antonio Corcuera es el segundo de la primera.

Es Adolfo Alva Lescano,
con su nombre y apellidos,
que para mí son queridos
porque un recuerdo cercano
no viene a mi mente en vano
si no exalta lo que fue;
alguien a quien yo admiré
y quise tanto y tan fuerte
que ni siquiera la muerte
me alejará de su fe.

La Fundación desea expresar su alegría enorme por este centenario de personaje tan ilustre.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *