Año de los Contumacinos.

Corría el año de 1917: tres pastorcitos en Portugal afirman haber conversado con la Virgen María; los cansados soldados de la Primera Guerra Mundial veían poco a poco acabar la guerra con la entrada de Estados Unidos; Juan Ramón Jiménez publicaba en España su emblemática obra Platero y yo. Y en un pequeño pueblo en Cajamarca, Perú, nacían dosgrandes poetas peruanos. Poco sabían los vecinos de Contumazá que cien años después, ellos serían considerados entre las figuras más representativas de la lírica nacional y de la descripción en verso más delicada y fiel de los Andes.

Mario Florián, primo de Marco Antonio Corcuera, llegaría a formar parte del grupo “Los poetas del pueblo” del género Indigenista, junto con literatos como Alberto Hidalgo, Guillermo Carnero Hoke, Manuel Scorza, Eduardo Jibaja, Mario Puga, entre otros; y ganaría junto con Luis Alberto Sánchez y Emilio Adolfo Westphalen el Premio Nacional de Literatura en 1975. Entre su obra destacada contamos con Urpi, Juglar Andinista y Tono de Fauna.

Marco Antonio Corcuera, también reivindicará los paisajes, la flora, la fauna, la gente y el día a día de los Andes. Formó parte del grupo “Los poetas del pueblo”; y años más tarde del grupo literario “Cuadernos Trimestrales de Poesía” junto con Horacio Alva Herrera, Wilfredo Torres Ortega, Carlos Humberto Berríos, Héctor Centurión Vallejo. Este último grupo publicó la revista de poesía del mismo nombre por más de treinta años. Además, sería el promotor del concurso quinquenal El Poeta Joven del Perú que desde 1960 (con nueve ediciones) impulsó el talento en verso de los jóvenes peruanos.

Por ello, una orgullosa Contumazá ha declarado este año 2017 como el “Año del Centenario del Nacimiento de los Poetas Contumacinos Mario Florián y Marco Antonio Corcuera”, para recordar a su población el inmenso aporte literario y cultural de su tierra.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *